Dar un nuevo aire a las puertas y ventanas

. Cambiar las puertas o las ventanas de casa implica una gran inversión.

Una de las partidas que, por norma general, más presupuesto supone en cualquier proyecto de interiorismo o de reforma y rehabilitación de una vivienda es, sin duda, la carpintería. Cambiar o sustituir por unas nuevas tanto las puertas como las ventanas de casa, implica una gran inversión de dinero que, seamos sinceros, no siempre nos podemos permitir.

Aún así, tampoco debemos olvidar que no sólo es posible cambiar el aspecto y la estética de nuestro hogar gastando grandes cantidades. Más bien, todo lo contrario. A veces es necesario recordar que aplicando sencillos recursos realmente económicos para nuestro bolsillo se pueden hacer transformaciones enormes que modifiquen por completo cualquier espacio y, con ello, la atmósfera que este transmita.

En el caso de las carpinterías, por ejemplo, el uso de la pintura es uno de los recursos más útiles y efectivos para lograrlo. No sólo ahorramos, sino que además cambiamos el look de las mismas al cien por cien y proporcionamos un aire fresco y dinámico a las estancias. En función de la intencionalidad que se busque, será conveniente elegir un color o colores de pintura para aplicar e incluso una forma u otra de hacerlo.

Como norma general, aquí tenéis varios apuntes que pueden facilitaros la decisión a la hora de elegir la tonalidad de la pintura para vuestras ventanas y puertas y algún consejo que otro para desarrollar el proyecto con éxito:

 

Qué tonalidad de pintura elegir

  • Si la carpintería de vuestra casa está vieja y gastada y lo que buscáis es hacer que estas luzcan como nuevas y ofrezcan una estética más contemporánea y actual, no dudéis en pintarlas de blanco. Serán el telón de fondo perfecto sobre el que destacará el mobiliario y aportarán luz y sensación de espacio.
  • Si lo que buscáis, en cambio, es dar un aire más desenfadado, divertido y juvenil a los espacios apostad por colores vivos. Un amarillo, un azul o un verde harán que la casa vibre. La gama de grises o incluso el negro aportarán un toque muy vintage y más sobrio al ambiente.

 

Para los más atrevidos

  • Si sois especialmente creativos, además de manitas, y os apetece crear unas puertas verdaderamente únicas, diferentes y muy originales, dad rienda suelta a vuestra imaginación y recordar que con pintura… ¡todo es posible! Podéis ir más allá y pintar vuestras puertas y ventanas de más de un color diferente.

Por ejemplo, mitad de un color, mitad de otro. También, podéis crear un efecto degradé con un miso color de pintura (siempre las zonas más oscuras de la tonalidad en las áreas inferiores de las carpinterías) o bien escoger un color diferente para cada lado de la hoja.

 

Os aseguro que, dando una mano de pintura a vuestras puertas y ventanas, el efecto será como si fueran completamente nuevas.