Cómo pintar puertas y marcos sin desmontaje

En este post os explicamos cómo pintar las puertas y marcos de nuestra casa sin desmontarlas.

Estos son los dos puntos claves a tener en cuenta si queremos renovar las puertas y marcos ahorrando tiempo y disgustos:

 

1.- Preparación

Primero de todo, si es posible, retiraremos el pomo y cerradura de la puerta y colocaremos cinta de pintor alrededor del marco y moldura. Si observamos golpes en la puerta antes deberemos enmasillarla. Si optamos por cambiar el pomo también deberemos enmasillar los agujeros que puedan quedar a la vista. En este punto, si la puerta es de melanina o similar, deberemos imprimar con una imprimación para superficies no porosas. Si se trata de una puerta lacada o pintada con anterioridad, lijaremos con una lija fina para facilitar la adherencia de la pintura.

 

2.- ¡A pintar!

Para no tener que desmontar la puerta podemos calzarla, dejándola entreabierta, y así poder pintar las dos caras de la puerta a la vez. Para el pintado de la puerta cargaremos el rodillo homogéneamente y repartiremos el esmalte en movimientos cruzados, es decir, de arriba abajo y de izquierda a derecha. En el caso que sea un marco bastante liso, lo perfilaremos inicialmente con una brocha y lo podemos rematar con el rodillo ya que siempre nos dejará un mejor acabado. Si el marco tiene dibujo lo pintaremos sólo con brocha.

Si seguís las recomendaciones de este post podréis renovar las puertas y marcos de vuestra casa de forma económica y eficaz.